ciutat[s] possible[s] 4 · emergencia climática

2021
Hecho
5 minuts

¿Cómo sería una ciudad que ha conseguido hacer frente a la emergencia climática? Si pudiésemos crear un barrio desde 0, ¿qué haríamos diferente?

 

 

Antecedentes 

La pandemia nos ha hecho cuestionar el modelo de metrópolis donde queremos vivir, es decir: cómo tiene que ser la ciudad puesto-covid. Coboi lab ha diseñado un ciclo de charlas, debates y talleres sobre las posibilidades de la ciudad del futuro: ciutat[s] possibles[s].

Hasta ahora, a ciutat[s] possible[s] hemos hablado del co-diseño urbano desprendido de la covid, del papel de los jóvenes en la construcción de la ciudad y del primer reto concreto: la vivienda, para pensar en nuevos modelos.

Cuando se habla del futuro a menudo se nos presentan escenarios hipertecnològics, con coches voladores, pocos árboles y pocas relaciones sociales. Y desde la narrativa climática, nos alertan que en el futuro próximo estaremos conviviendo continuament con catástrofes naturales. Estar constantemente expuestos a futuros distópicos ha mermat nuestra capacidad de imaginar un futuro mejor. El col·lapsisme nos deja inmóviles.

La acción contra el cambio climático se ha construido en base a la fuga de un futuro peor. Necesitamos construir algo cabe donde nos apetezca llegar. Un nuevo paradigma en común. Se habla de mitigar los efectos del cambio climático, pero mucho de cómo adaptarnos.

 

 

Propuesta 

Una sesión de ciutat[s] possible[s] donde participaron dos ponencias con perfiles distintos con tal de responder a nuestras preguntas centrales e imaginar nueves ciutat[s] possible[s]:

Andreu Escrivà: divulgador ambiental especializado en cambio climàtc, y técnico en proyectos ambientales de la Fundación València Clima y Energía. Su libro “Encara no és tard“ ha recibido el premio Europeo de Divulgación Científica del 2016.

Nerea Morán: doctora arquitecta especialista en sistemas agroalimentarios, urbanismo sostenible y resiliencia urbana. Autora del informe revelador publicado hace un par de semanas Las ciudades frente a la crisis ecológica.

 

Aprenendizajes 

¿Cómo sería una ciudad que ha conseguido hacer frente a la emergencia climática?

1 -. Una ciudad saludable: la ciudad del futuro es aquella que no va en contra de la ciudadanía y que hace que se ponga enferma. La salud de las personas tiene que estar en el centro. Hay una interrelación entre los combustibles fósiles y la salud de las personas.

2 -. Una ciudad sin coches: los coches nos están matando a niveles comparables como la pandemia del COVID. Dentro del aparcamiento de un coche (10m2) caben muchas cosas: un columpio, una tabla de ping pong, un huerto urbano. Sacando espacio al coche ganamos espacio para jugar. Para sentarse. Para pasear. Para que pasen cosas. Espacio para la vida.

Muchas estrategias se centran en los coches eléctricos como solución, pero también contaminan -partículas en suspensión, externalidades del coste de producción, accidentalidad- y ocupan mucho espacio público que podría ir dedicado a las personas. Tenemos que apostar por otros modos de transporte: transporte público, bicicleta, peatonalización…

3 -. Una ciudad lenta: la emergencia climática no se combate yendo más rápido. Tenemos que tener tiempo para poder comprar sin plástico, para cocinar, para ir andando,…

4 -. Una ciudad próxima: que en el propio barrio haya una diversidad de destinos potenciales. Poder encontrar espacios de ocio, laborales, de conocimiento, de deporte, de curas a menos de 15 minutos andando de casa.

5 -. Una ciudad verde: renaturalizar nuestras ciudades es importante para una vida más saludable, para formar parte del ecosistema, y para combatir la huella de las ciudades. Aprovechar los espacios para hacer huertos urbanos, cubiertas verdes y poner vegetación en los patios de las escuelas y centros de día.

6 -. Una ciudad agricultora: la ciudad siempre será un agujero negro de energía, materiales, pero tiene que consumir el mínimo posible y disminuir la huella. Se tiene que reubicar y multiplicar la agricultura dentro de la ciudad. relocalizar la economía dentro de la ciudad para evitar desplazamientos internacionales.

7 -. Una ciudad resiliente: La naturaleza genera más resiliencia en las comunidades. No se trata solo de tener más espacios verdes, sino que se recuperen las funciones de los ecosistemas. Tenemos que reconectar con los ciclos de la naturaleza.

8 -. Aunque suene mal, una ciudad más “barata”. Una ciudad más lenta y más verde genera un ahorro en salud que ya compensa todos los costes. Además, sirve como prevención. Una ciudad renaturalizada evitará destrossos, lluvias torrenciales (por los sistemas de drenaje), nevadas (vegetación autóctona resiste mucho mejor). En definitiva, menos mantenimient.

 

Andreu defensa que hacen falta acciones a gran escala: “Hay algunos que cuando quieren hacer una autopista la hacen y ya está y nosotros siempre vayamos con probos pilotos. Tenemos claro qué hace falta, bastante de justificarnos: atrevámonos!”

 

 

Resultados 

 


Con el apoyo de:

Generalitat_webSOC_webFondo social europeo_Web